Propiedades terapéuticas y nutricionales de la rúcula.

30 abril, 2016. Por Javier Alvarez. Deja un comentario.

La rúcula es un vegetal que merece tener una presencia destacada en nuestras ensaladas, por su alto valor nutricional y las excelentes propiedades saludables que vas a conocer en este artículo.

Imágen 1 de rúcula

La rúcula, también conocida como ruca u oruga, es una planta de la familia de las brasicáceas (también denominadas crucíferas por sus flores de cuatro pétalos en forma de cruz), que es originaria de la cuenca mediterránea y se conoce desde la época del imperio romano, cuando era cultivada con fines afrodisiacos.

Propiedades nutricionales de la rúcula.

MACRONUTRIENTES

  • Proteínas: 2,8%
  • Carbohidratos: 3,7%
  • Grasas: 0,77%

VITAMINAS DESTACADAS

  • Vitamina A, en forma de betacarotenos.
  • Vitamina B9 (ácido fólico)
  • Vitamina C
  • Vitamina K

MINERALES DESTACADOS

  • Hierro
  • Potasio
  • Magnesio
  • Calcio

OTROS ELEMENTOS DESTACADOS

El intenso color verde de las hojas de la rúcula confirma un contenido abundante de carotenoides, que actúan como protectores frente a los efectos de la radiación solar y constituyen un precursor de la vitamina A.

Entre los carotenoides presentes en la rúcula destacan la zeaxantina y la luteína, que tienen propiedades muy feneficiosas para nuestra salud ocular.

Este pigmento de color verde, con alta presencia en la mayoría de los vegetales verdes, es responsable del proceso de fotosíntesis que les permite transformar los sustratos inorgánicos en energía mediante el efecto de la luz solar y se encuentra de forma muy abundante en las hojas y los tallos de la rúcula. En el cuerpo humano, la clorofila mejora considerablemente la oxigenación de la sangre, fortalece el sistema inmunitario y favorece la desintoxicación de nuestro organismo.

También es destacada la presencia de flavonoides en las hojas de la rúcula, especialmente de quercitina, que es un potente antioxidante.

Las prostaglandinas son un conjunto de sustancias derivadas de cierto tipo de ácidos grasos que son abundantes en la rúcula y desempeñan un papel importante en el control de diversas funciones de nuestro organismo como la presión sanguínea, la coagulación de la sangre, la respuesta inflamatoria y la actividad del aparato digestivo.

Estas sustancias también tienen constituyen uno de los nutrientes destacados de la rúcula y son causantes de su sabor picante característico. Los componentes sulfurados contienen glucosinolatos, unos compuestos orgánicos que, al mezclarse por efecto de la masticación con ciertas enzimas también presentes en la rúcula, se degradan en otras sustancias como los istiocianatos, que tienen un potente efecto antiinfeccioso y anticancerígeno.

Imágen 2 de rúcula

Propiedades terapéuticas de la rúcula.

PROPIEDADES ANTICANCERÍGENAS

La combinación de vitamina A, flavonoides, carotenos y glucosinolatos, que tienen una presencia destacada en la rúcula, constituyen un elemento muy efectivo para prevenir y combatir diversas tipologías de cáncer como los de páncreas, pulmon, de piel , de mama y colorrectal.

Por otra parte, la clorofila que nos aporta la rúcula actúa como protector de nuestro hígado frente a los efectos cancerígenos de algunas sustancias.

PROPIEDADES ANTIOXIDANTES

El alto contenido de flavonoides como la quercetina y de vitaminas A y C que nos aporta la rúcula, le proporcionan un alto poder antioxidante que nos protege eficazmente frente al envejecimiento celular y desempeña una acción desintoxicante de nuestro organismo.

PROTECCION DEL SISTEMA CARDIOVASCULAR

La acción depurativa del hígado que desempeñan eficazmente algunos componentes de la rúcula, como hemos visto anteriormente, contribuye a liberarlo de los excesos de grasa y colesterol favoreciendo la buena salud cardiovascular.

MANTENIMIENTO DEL TEJIDO ÓSEO

La combinación de calcio y vitamina C que nos ofrece la rúcula favorece la asimilación del primero por parte de nuestro organismo, lo cual se traduce en importantes beneficios para el mantenimiento de la buena salud de nuestro tejido óseo y contribuye a prevenir enfermedades como la osteoporosis.

MANTENIMIENTO DEL SISTEMA INMUNITARIO

La presencia abundante de antioxidantes en la rúcula, como los flavonoides y las vitaminas A y C, fortalecen nuestro sistema inmunitario y mejoran considerablemente nuestra resistencia frente a muchas enfermedades como las infecciosas.

PREVENCION Y CONTROL DE LA DIABETES

Las verduras de color verde intenso como la rúcula contienen un antioxidante denominado ácido alfa-lipoico, al que numerosos estudios científicos le atribuyen un efecto regulador de los niveles de glucosa en el torrente sanguíneo y la capacidad de estimular la sensibilidad celular a la insulina.

MANTENIMIENTO DEL SISTEMA DIGESTIVO

Como todos los vegetales de sabor amargo, la rúcula también destaca por sus propiedades digestivas, que se deben a la acción de las prostaglandinas, unas sustancias que regulan la secreción de la mucosa gástrica y de los ácidos gástricos.

PROPIEDADES ANTINFLAMATORIAS

Las prostaglandinas presentes en la rúcula también favorecen la permeabilidad de los tejidos de nuestro organismo, disminuyendo su respuesta inflamatoria frente a deterrminados agentes.

PROTECCION OCULAR

El contenido de carotenoides como la zeaxantina y la luteína presentes en la rúcula tienen efectos protectores de la retina y son muy beneficiosos sobre la vista, sobre todo en la prevención de la ceguera nocturna y las cataratas.

PROPIEDADES DIURÉTICAS Y DEPURATIVAS

La importante presencia de potasio que encontramos en la rúcula ejerce una acción diurética y contribuye a la depuración de nuestro organismo, contribuyendo a evitar la retención de líquidos.

PROTECCION FRENTE A LA ANEMIA

La combinación de hierro y vitamina C que nos ofrece la rúcula favorece una buena absorción del hierro de origen vegetal (no hemo), el cual sería desaprovechado en una proporción elevada sin la presencia de la vitamina C.

Usos recomendados de la rúcula.

  • Ensaladas, especialmente con tomate, quesos curados como el parmesano, pescados ahumados o jamón ibérico.
  • Sandwiches (combina bien con salmón ahumado, queso curado y anchoas).
  • Tortillas.
  • Pizzas (después de ser horneadas).
  • Platos de pasta.
  • Ensalada
  • Ensaladillas de de legumbres, especialmente de garbanzos.

Si te ha gustado, agradeceremos que colabores con nosotros para que llegue a más personas y lo compartas en tus redes sociales
Share on Facebook37Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageNEWSLETTER

Si te ha gustado este artículo, suscríbete gratis a nuestra Newsletter y recibirás semanalmente una selección de los mejores contenidos, que te ayudarán a construir tu estilo de vida saludable.

100% LIBRE DE SPAM GARANTIZADO

QUIZÁS TE INTERESE TAMBIÉN:

« Aceptar la dependencia del alcohol. La llave de la primera puerta.Evaluar el riesgo del consumo de alcohol con el Test AUDIT. »

Archivada en: ALIMENTACION SALUDABLE, Alimentos SaludablesEtiquetada con: Alimentación Saludable, Alimentos Saludables, Rúcula

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *