Fumar provoca daños permanentes en el ADN

Dos estudios científicos han revelado que fumar provoca daños permanentes en el ADN del fumador antes de que hayan transcurrido 30 minutos desde que el humo empieza a llegar a sus pulmones, una conclusión que empeora los pronósticos anteriores sobre los daños que se producían al cabo de varios años.


 


Estamos hablando de daños asociados a un alto riesgo de padecer más de 18 tipos de cáncer, especialmente cáncer de pulmón, que es el responsable de más de 3.000 fallecimientos diarios en todo el mundo, de los que un 90% se atribuyen al tabaquismo.


¿Cuáles son los estudios que han llegado a la conclusión de que fumar provoca daños en el ADN?


El primero de esos trabajos de investigación se encuentra publicado en la revista científica Chemical Research in Toxicology (Investigación Química en Toxicología) y ha sido dirigido por el Dr. Stephen Hecht, con el patrocinio del instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos.


Este trabajo es el primero que ha rastreado en seres humanos los daños producidos por un tipo de contaminantes del humo del tabaco que se denominan hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH), centrándose en los efectos del fenantreno, una sustancia que también puede encontrarse en los alimentos carbonizados por la acción del fuego, como las carnes asadas en una parrilla.


El segundo trabajo lo ha dirigido la doctora Stephanie J. Londres y se encuentra publicado en la revista American Heart Association’s Journal (Revista de la Asociación Americana del Corazón).


Este otro estudio científico ha investigado las diversas alteraciones que se producen en el genoma humano (toda la información genética de un individuo) por efecto de las sustancias tóxicas contenidas en el humo del tabaco, y se centra en la metilación del ADN (estructura que contiene todos los genes de un individuo con toda la información que necesitan las células para realizar correctamente sus funciones).


¿Qué es la metilación del ADN?


La metilación es un proceso químico que silencia o inactiva los genes (segmentos del ADN) regulando procesos como la replicación del ADN celular. Esto hace posible que las células madre se vayan diferenciando entre sí para construir los distintos tejidos de nuestro organismo y evita que las células se dividan de forma descontrolada y lleguen a provocar tumores.


 


¿Cuáles son los efectos que produce el fenantreno sobre nuestro ADN?


Después de marcar el fenantreno contenido en los cigarrillos que suministraron a un grupo de fumadores voluntarios, el equipo de científicos dirigido por el Dr. Hecht pudo descubrir que este hidrocarburo produce rápidamente una sustancia tóxica en la sangre, capaz de provocar mutaciones en el ADN con un alto riesgo de producir cáncer, especialmente cáncer de pulmón.


Lo más preocupante del hecho es que los fumadores observados presentaron niveles máximos de esta sustancia tóxica durante los 30 minutos siguientes a que terminaran el cigarro, lo cual evidencia que los daños ocasionados por el humo del tabaco empiezan a producirse en cuestión de minutos y no al cabo de varios años, como se creía antes de este descubrimiento. Los autores del trabajo han manifestado que los efectos se producen con igual rapidez que al inyectar una sustancia en la sangre directamente.


Esta investigación señala además que los daños producidos por el humo del tabaco son tan profundos que no bastaría con dejar de fumar para dejar de sufrir los riesgos del tabaco.


El estudio constituye un trabajo de investigación único, según los autores del mismo, porque se ha evitado la interferencia de otras fuentes contaminantes y se ha conseguido examinar los efectos específicos de la inhalación del humo del tabaco. En este sentido, el Dr. Hecht ha destacado lo siguiente: “El estudio es único, es el primero que investiga el metabolismo humano de un HAP específicamente administrado por inhalación en el humo de tabaco sin interferencia de otras fuentes de exposición como el aire contaminado o la dieta. Los resultados deberían servir como una grave advertencia para quienes están considerando comenzar a fumar”.


Y cuales son los efectos asociados a la metilación del ADN?


El otro trabajo de investigación que nos ocupa, el que ha dirigido la Dra. Stephanie J. Londres, concluye que la acción del tabaco puede alterar de forma permanente hasta 7.000 genes de nuestro ADN, contribuyendo al desarrollo de numerosas enfermedades, como diversos tipos de cáncer.


Esta investigación ha utilizado muestras de sangre de más de 16.000 personas para estudiar la metilación del ADN en el genoma humano, estableciendo comparaciones entre fumadores y no fumadores, y ha obtenido pruebas concluyentes de que el humo del tabaco tiene un impacto duradero en nuestra estructura molecular. También señala que la mayoría de los daños pueden llegar a curarse con el tiempo, aunque van a dejar rastros que pueden perdurar más de 30 años.


El trabajo publicado por la revista científica American Heart Association’s Journal detalla también que la marca dejada por el humo del tabaco en el genoma humano se debe a un proceso descontrolado de metilación del ADN, el cual consiste en la inactivación no programada de algunos genes, que puede conducir a la multiplicación sin control de algunas células y el crecimiento de tumores.


Según palabras de la Dra. Stephanie J. Londres, ”Estos resultados son importantes porque la metilación, como uno de los mecanismos de regulación de la expresión genética, afecta a genes que se activan y tienen implicaciones en el desarrollo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *