El enemigo silencioso de tus huesos.

19 mayo, 2016. Por Sonia García. Deja un comentario.

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por la disminución de la masa ósea y el deterioro de su arquitectura, lo que incrementa de forma considerable la fragilidad de los huesos y el riesgo de sufrir fracturas.

Imágen 01 de La osteoporosis

Los huesos están constituidos por un tejido vivo que se compone de minerales, entre los que destacan el fósforo y el calcio, y de colágeno, que es una proteína capaz de formar fibras de tejido conectivo. Estas fibras conectivas actúan como un adhesivo que participa en la creación de la mayor parte de las estructuras de nuestro organismo.

El hueso es, por lo tanto, un tejido activo que se encuentra sometido a un proceso constante de construcción y renovación, de lo cual se encargan unas células llamadas osteoclastos.

Cuando alcanzamos los 30 años de edad nuestro sistema óseo ha desarrollado su mayor densidad e inicia un proceso en el que la densidad va disminuyendo paulatinamente, debido a que la reabsorcíon de tejido óseo para la obtención de minerales es superior a la capacidad de renovación de nuestro organismo. Es un proceso que se ve agravado por factores como la menopausia y el sedentarismo y que puede conducir a una patología ósea muy frecuente, denominada osteoporosis, la cual, como hemos anticipado al principio del artículo, se caracteriza por una fragilidad excesiva de los huesos.

A nivel mundial, la osteoporosis afecta a una de cada tres mujeres mayores de 50 años y a uno de cada ocho hombres en ese mismo rango de edad, siendo más de 200 millones las personas que padecen esta enfermedad actualmente, con una tendencia al alza.

Las mujeres postmenopáusicas constituyen el grupo poblacional con mayor riesgo de sufrir patologías óseas, porque la disminución de los estrógenos y otras carencias hormonales dificultan mucho la absorción del calcio.

Existe un error muy generalizado que lleva a considerar la osteoporosis como la consecuencia de un déficit de calcio exclusivamente, cuando en realidad esta patología implica un deterioro integral del tejido óseo, que afecta por igual a su estructura mineral y a su matriz, formada por proteínas y carbohidratos. Cuando la patología ósea se debe solo a una deficiencia de calcio, la enfermedad se denomina osteomalacia.

Existen varios tipos de osteoporosis?

La osteoporosis se puede producir por diferentes causas, que dan lugar a distintas formas de la enfermedad. Estas versiones se clasifican en dos grandes grupos, que se han identificado como Osteoporosis Primaria y Osteoporosis Secundaria, en los que se agrupan las siguientes tipologías:

OSTEOPOROSIS PRIMARIA

Este grupo comprende las siguientes versiones de la enfermedad:

OsteoporosisPostmenopáusica, causada por una carencia de estrógenos que provoca dificultades para la absorción del calcio y suele afectar a las mujeres, a partir de los 50 años de edad.

Osteoporosis Senil, causada por un déficit entre la reabsorción de los minerales del tejido óseo y su regeneración, propio de la edad avanzada, que suele afectar a las personas mayores de 70 años.

Osteoporosis Idiopática, que se produce sin causa aparente y suele afectar a personas jóvenes de ambos sexos, caracterizándose por fracturas desproporcionadas con la intensidad del traumatismo que las provoca y la aparición brusca de dolores óseos.

OSTEOPOROSIS SECUNDARIA

Las patologías de este grupo se originan por factores alimentarios, trastornos hormonales, el uso prolongado de algunos fármacos, el alcoholismo o como consecuencia de algunas enfermedades, entre las que destacan las siguientes:

  • Enfermedades metabólicas.
  • Enfermedades endocrinológicas.
  • Enfermedades genéticas.
  • Enfermedades hepáticas.
  • Insuficiencias renales.

Imágen 02 de La osteoporosis

Cuales son los síntomas de la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, que no presenta síntomas hasta que se produce alguna fractura y surge el dolor, por lo que hay que sospecharla o intuirla en la mayoría de los casos.

Las fracturas más frecuentes que se asocian a la osteoporosis y que nos deben alertar sobre la posibilidad de padecer esta enfermedad son las siguientes:

  • Fracturas de fémur, en la parte superior de las piernas.
  • Fracturas de húmero, en los antebrazos o parte superior de los brazos.
  • Fracturas de las muñecas.
  • Fracturas de alguna vértebra.

Las fracturas de las vértebras se manifiestan por un dolor agudo muy intenso al realizar esfuerzos leves, como la carga moderada de peso, y se caracterizan porque el dolor va disminuyendo paulatinamente con el paso de las semanas, llegando incluso a desaparecer, lo que provoca que una osteoporosis en fase inicial pueda pasar desapercibida.

Cómo se diagnostica la osteoporosis?

Los procedimientos que se utilizan habitualmente para detectar la presencia de osteoporosis en nuestro organismo son los siguientes:

RADIOGRAFIA

Se trata de una radiografía anterior y posterior de la columna vertebral, que permite identificar fracturas y determinar la altura de los cuerpos vertebrales. Pero su valor es muy limitado para cuantificar la densidad ósea, ya que solo permite detectar pérdidas importantes de masa ósea, superiores al 30 %.

ANALISIS CLÍNICO

Estas analíticas detectan la presencia excesiva de fosfatasa alcalina en la sangre, una sustancia que incrementa su concentración cuando se están reparando fracturas óseas.

DENSITOMETRÍA

Se trata de una exploración que utiliza los rayos X para valorar la densidad de la masa ósea en la columna vertebral o en la cadera.

Como valor de referencia utiliza el valor promedio de la densidad mineral que hay en una sección de hueso de una mujer adulta sana. La diferencia entre la densidad del paciente observado y el valor promedio se cuantifica en unas unidades denominadas Desviaciones Estandar (DS).

La Organización Mundial de la Salud establece cuatro niveles de salud ósea, en función del valor de la desviación que se haya obtenido en esta medición:

  • Densidad Normal, cuando la desviación no alcanza el valor -1 DS.
  • Osteopenia, cuando la desviación está comprendida entre -1 y -2,5 DS.
  • Osteoporosis, cuando la desviación supera el valor -2,5 DS.
  • Osteoporosis Establecida, cuando se aprecian fracturas por fragilidad excesiva del tejido óseo.

Cuáles son los factores de riesgo de la osteoporosis?

Existen numerosos factores que incrementan considerablemente el riesgo de sufrir osteoporosis y vamos a revisar los más importantes en este capítulo del artículo.

EDAD

A medida que envejecemos vamos perdiendo masa ósea por el desequilibrio que se produce entre la reabsorción de minerales del tejido óseo y su regeneración, ya que nuestro metabolismo va perdiendo eficiencia en la absorción de los nutrientes.

Este proceso se inicia a partir de la tercera década de nuestra vida y se puede cuantificar en una pérdida de masa ósea que oscila entre el 0,5 y el 1 % anual, conduciendo a la osteoporosis en un porcentaje elevado de casos.

SEXO

La osteoporosis tiene una mayor incidencia en las mujeres que en los hombres, alrededor de un 33% superior, debido a la carencia de estrógenos que padecen las mujeres a partir de la menopausia y que puede incrementar el índice de pérdida de masa ósea hasta el 7 % anual.

RAZA

Diversos estudios científicos han concluido que las mujeres blancas y las asiáticas tienen un riesgo considerablemente mayor de padecer osteoporosis que las de raza negra.

CALIDAD DEL HUESO

Uno de los factores de riesgo de sufrir osteoporosis más importantes viene determinado por el nivel de masa ósea que se haya obtenido al llegar a la tercera década de vida, momento en el que se inicia el déficit entre la reabsorción de minerales del tejido óseo y la regeneración del mismo. De aquí viene la importancia de cuidar especialmente la alimentación durante la juventud.

DÉFICITS NUTRICIONALES

Una alimentación inadecuada, que no cubra nuestras necesidades diarias de nutrientes, constituye otro de los factores importantes de riesgo que nos puede conducir a la osteoporosis prematuramente. Esto es debido a que nuestro organismo tendrá que recurrir a la reabsorción de minerales del tejido óseo para cubrir las deficiencias nutricionales, incrementando considerablemente el índice de pérdida de masa ósea asociado a la edad.

ANTECEDENTES FAMILIARES

Tener parientes cercanos que padecen osteoporosis es otro de los factores que incrementa de forma considerable el riesgo de sufrirla y se calcula que este incremento puede suponer hasta un 80% de riesgo añadido si el familiar que padece osteoporosis es de primer grado.

PESO CORPORAL EXCESIVAMENTE BAJO

Está comprobado que las personas con niveles de grasa corporal muy bajos presentan deficiencias importantes en la síntesis de dos hormonas, que son los estrógenos y la progesterona, lo cual contribuye de forma importante a incrementar el riesgo de sufrir osteoporosis.

VIDA SEDENTARIA

La vida sedentaria es otro factor que tiene una incidencia importante en la densidad de nuestra masa ósea, ya que al mantener una vida de poca actividad física se dificulta la absorción del calcio y este es excretado en mayor cantidad de la debida. Un ejemplo claro es la desmineralización que sufren los huesos cuando alguno de nuestros miembros permanece demasiado tiempo inmovilizado para tratar una fractura.

Por el contrario, diversos estudios científicos concluyen que practicar una hora de ejercicio moderado de tres a cuatro veces por semana contribuye muy eficazmente a reestablecer el equilibrio de la masa ósea, incluso en los periodos postmenopáusicos de las mujeres.

HIPERTIROIDISMO

Esta enfermedad se caracteriza por un incremento muy elevado de la actividad funcional de la glándula tiroides, con una producción excesiva de tiroxina, hormona que estimula la liberación de minerales del tejido óseo hacia la sangre y su posterior eliminación a través de la orina.

CONSUMO ELEVADO DE ALCOHOL

Según la organización Mundial de la Salud, se considera que el consumo de alcohol es elevado cuando supera los 30 g diarios de alcohol en el hombre y 20 g diarios en la mujer. A modo de referencia, una copa de 100 ml de vino o una caña de cerveza de 200 ml equivalen a 10g de alcohol.

Superar estos límites provoca con el tiempo un déficit de calcio, que lleva a nuestro organismo a liberarlo del tejido óseo.

Por otra parte, el consumo excesivo de alcohol inhibe la producción de las enzimas renales y hepáticas que actúan en el metabolismo de la vitamina D, necesaria para la absorción del calcio que se obtiene a través de los nutrientes de nuestra dieta.

Otro dato a tener en cuenta es que el consumo elevado de alcohol suele ir acompañado de una deficiente nutrición, lo que se traduce, entre otros efectos negativos, en un déficit en la aportación diaria de minerales como el calcio y el fósforo, necesarios para la síntesis del tejido óseo.

TABAQUISMO

El tabaco genera varios efectos negativos sobre la salud del tejido óseo, destacando una disminución de la producción de estrógenos, los cuales mantienen el equilibrio en el proceso de reabsorción del calcio. Por esta razón, las mujeres fumadoras suelen padecer osteoporosis en mayor porcentaje y a edad más temprana que las no fumadoras.

Otra consecuencia destacable del tabaquismo es que disminuye la capacidad pulmonar de expulsión del dióxido de carbono, provocando una retención del mismo que incrementa los niveles de ácido carbónico en la sangre. Para contrarrestar esta acidez, el organismo libera minerales procedentes del tejido óseo, que luego son expulsados a través de la orina.

Dejar de fumar es indispensable para tener una masa ósea saludable y constituye uno de los procesos esenciales en el tratamiento de la osteopenia y la osteoporosis.

CAFEINA

La cafeína tiene un efecto diurético que aumenta la excreción del calcio a través de la orina.

Para evitar que este efecto tenga consecuencias perjudiciales no se debería superar una ingesta diaria de 500 mg de cafeína, equivalentes a 3 tazas de café de cafetería o cuatro tazas de café casero.

Por otra parte, un exceso de cafeina contribuye a incrementar los niveles de estrés y, en consecuencia, la producción de cortisol, una hormona que dificulta los procesos del metabolismo óseo cuando se sintetiza en exceso.

AZUCAR REFINADO

El azúcar refinado actúa en nuestro organismo como un ladrón de calcio, porque la sacarosa que contiene se une al calcio formando sucrato de calcio, el cual es eliminado a través de los intestinos y de los riñones

BEBIDAS GASIFICADAS

Las bebidas gasificadas contienen altas cantidades de fosfatos, especialmente los refrescos de cola, el cual se les añade para disolver mejor el azúcar que contienen

Cuando los niveles de fosfatos en la sangre son elevados, nuestro organismo recurre al calcio de los huesos para reequilibrar el balance de calcio y fosfatos, y este es eliminado posteriormente a través de la orina, como un excedente de calcio.

CONSUMO ELEVADO DE PROTEINAS ANIMALES

Las proteínas de origen animal generan cetonas al ser metabolizadas por nuestro organismo para producir energía.

El consumo de proteínas en exceso sin un aporte complementario de carbohidratos origina cetosis, una situación metabólica que causa desequilibrio ácido en nuestro organismo y le hace liberar minerales del tejido óseo hacia el torrente sanguíneo, para contrarrestar el exceso de acidez y reequilibar el PH.

El consumo de proteínas debe estar equilibrado siempre con el de carbohidratos, para garantizar la salud de nuestros huesos.

BAJO CONSUMO DE FRUTAS Y HORTALIZAS

Existen diversos estudios científicos que asocian una correcta presencia de frutas y hortalizas en la dieta a una mayor densidad ósea.

La explicación está en el contenido de potasio y magnesio que nos aportan estos alimentos, los cuales ejercen un efecto alcalinizante en el torrente sanguíneo y previenen la reabsorción de minerales del tejido óseo y la consiguiente pérdida de masa ósea.

Hay que destacar también que las frutas y hortalizas nos aportan además una variedad de minerales y de oligoelementos que son fundamentales para nuestros huesos.

CONSUMO ELEVADO DE SODIO

Uno de los principales problemas de la dieta moderna es la falta de equilibrio entre sodio y potasio, que debería ser de 5 partes de potasio por cada parte de sodio. Este desequilibrio incrementa considerablemente la excreción de calcio a través de la orina, hasta en un 30 %.

FÁRMACOS

Existen diversos fármacos que incrementan el riesgo de sufrir osteoporosis, entre los cuales destacan los siguientes

  • Esteroides, que al tomarlos durante periodos prolongados de tiempo dificultan la absorción de minerales para la regeneración del tejido óseo.
  • Antiácidos con aluminio, cuyo uso prolongado inhibe la producción de ácido estomacal y, a largo plazo, provoca dificultades en la absorción del calcio.
  • Anticonvulsivos, que pueden llegar a inhibir el proceso de activación de la vitamina D para la síntesis del calcitrol, una sustancia muy necesaria para la absorción del calcio.
  • Diuréticos, concretamente una variedad de diuréticos denominada diuréticos del asa, que dificultan indirectamente la absorción del calcio al inhibir la absorción del cloro y del sodio.
  • Anticoagulantes, algunos de los cuales tienen efectos secundarios que pueden perjudicar a largo plazo la salud de los huesos.
  • Antibióticos, algunos de los cuales llegan a presentar efectos secundarios dañinos para la salud de los huesos, especialmente la la tetraciclina, ya que al dañar la flora intestinal están dificultando la síntesis de la vitamina K, que también desempeña un papel importante en el mantenimiento de la salud ósea.

Esperamos que el artículo te haya resultado interesante y nos gustaría recibir un comentario tuyo con la opinión que te ha merecido, la cual nos ayudará a crear mejores contenidos en el futuro.

Si te ha gustado, agradeceremos que colabores con nosotros para que llegue a más personas y lo compartas en tus redes sociales
Imágen 03 de La osteoporosis111Share on FacebookTweet about this on Twitter0Share on Google+Print this pageNEWSLETTER

Si te ha gustado este artículo, suscríbete gratis a nuestra Newsletter y recibirás semanalmente una selección de los mejores contenidos, que te ayudarán a construir tu estilo de vida saludable.

100% LIBRE DE SPAM GARANTIZADO

QUIZÁS TE INTERESE TAMBIÉN:

Archivada en: TRASTORNOS DE LA SALUD, VIDA SALUDABLEEtiquetada con: Osteoporosis, Trastornos de la salud, Vida Saludable

« La Dieta Paleolítica explicada con detalleLo que debes conocer sobre el brote agresivo de enterovirus que está causando daños neurológicos a menores. »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *