CAZUELA DE HABITAS CON MARISCO

2 octubre, 2015. Por Sonia García. Deja un comentario.

Imágen de habitas con mariscoLa receta que te propongo hoy consiste en un delicioso guiso de habitas con marisco, el cual vas a cocinar a fuego bajo durante unos 35 a 45 minutos, con la cazuela tapada para evitar al máximo la evaporación y retener la mayor parte de los jugos de los alimentos, conservando de esta forma sus aromas y sabores.

Las habas son un alimento milenario que tiene gran protagonismo en la cocina popular desde la edad media, por su alto valor nutritivo y elevado poder saciante. De ahí viene el dicho popular ‘’En todos sitios cuecen habas’’.

La receta que te estoy presentando escapa de las formas más tradicionales de cocinar las habas, que suele ser con carnes, embutidos y grasas como la butifarra, el chorizo o la panceta, y encuentra en el marisco una opción más original de degustar esta legumbre tan interesante para nuestra dieta.

PROPIEDADES NUTRICIONALES DE LA CAZUELA DE HABITAS CON MARISCO

Los ingredientes destacados de la receta que te estoy presentando son las habas y la sepia, seguidos por los mejillones y las gambas. Todos ellos configuran un plato del que destacan las siguientes propiedades:

  • Alto contenido de proteínas animales y vegetales de un elevado valor biológico. Cada ración te aporta, aproximadamente, un 80% de las necesidades medias diarias.
  • Alto contenido de carbohidratos de absorción lenta, con elevado poder saciante, muy indicados para personas con problemas de diabetes.
  • Alto contenido de fibra, con propiedades beneficiosas para el tránsito intestinal y la eliminación del exceso de colesterol y de sustancias tóxicas del intestino.
  • Propiedades antioxidantes, por su aporte de vitaminas A y E y de Selenio.
  • Propiedades beneficiosas para la absorción y el metabolismo de los nutrientes y el mantenimiento de los sistemas nervioso y cardiovascular, por su aportación de vitaminas del grupo B.
  • Propiedades beneficiosas para el buen funcionamiento de la glándula tiroides y del metabolismo en general, por su aportación de yodo.
  • Propiedades beneficiosas para el mantenimiento de las funciones cerebrales y para el mantenimiento de huesos y dientes, por su aportación de fósforo.
  • Prevención de la anemia, por su contenido de hierro y cobre.

Por otra parte, las cantidades de macronutrientes que te aportará una ración de este plato, son las que se indican en la siguiente tabla:

Imágen de Propiedades de habitas con marisco

INGREDIENTES PARA CUATRO RACIONES DE CAZUELA DE HABITAS CON MARISCO

  • Habitas pequeñas tipo ‘’baby’’ (pueden ser congeladas o de conserva). 800 g
  • Sepias medianas. 2 piezas (unos 500 g cuando estén limpias y troceadas)
  • Mejillones. 1 kg
  • Gambas. 8 piezas grandes
  • Cebolla. 1 grande
  • Limón. 1 pieza
  • Vino blanco para guisar. 125 ml
  • Brandy o coñac. 125 ml
  • Tomate frito (puede ser de conserva). 2 cucharadas
  • Laurel. 2 hojas
  • Ajos. 4 dientes
  • Perejil. 1 cucharada
  • Pan. 2 / 3 rebanadas (unos 40 g en total).
  • Aceite de oliva vírgen extra.
  • Pimienta blanca molida.

Para aprovechar al máximo las propiedades nutritivas de las habas y facilitar la absorción del hierro que nos aportan, es conveniente acompañar este plato de algún alimento rico en vitamina C, como una ensalada de tomate por ejemplo, o bien tomar un cítrico de postre.

PREPARATIVOS PARA CUATRO RACIONES DE HABITAS CON MARISCO

  • Corta la cebolla en dados (brunoise) muy pequeños. Se trata de que se deshaga durante la cocción.
  • Abre los mejillones al vapor en una sartén tapada, en la que habrás echado previamente el zumo de un limón.
  • Elimina una de las dos valvas de los mejillones y reserva por separado el caldo que habrás obtenido y los mejillones. Si es necesario, añade agua al caldo hasta completar 250 ml en total.
  • Limpia las sepias, córtalas en dados un poco más grandes que las habitas, salpiméntalas y resérvalas.
  • Si las habitas son de conserva, tendrás que escaldarlas en agua hirviendo durante dos minutos, para que pierdan el sabor a cítricos.
  • Salpimenta las gambas, fríelas en una sartén con 8 cucharadas de aceite de oliva, pela las colas y tira las cabezas, que son un almacén de colesterol. El aceite con los jugos que han soltado las gambas lo traspasas a una cazuela, que es donde vas a cocinar las habitas.
  • Fríe los dientes de ajo en una sartén, enteros pero pelados, en un poco de aceite de oliva. Cuando estén dorados los traspasas a un recipiente donde vas a triturarlos después con varios ingredientes más.
  • En el mismo aceite de los ajos, fríe ahora las rebanadas de pan (unos 40 g de pan en total) hasta que estén doradas. Luego las traspasas al recipiente donde has reservado los ajos.
  • Añade al recipiente del pan y los ajos 125 ml de brandy, una cucharadita de pimentón (mejor si es ahumado como el de La Vera) y una cucharada de perejil picado, lo trituras todo con la batidora y ya tienes la pasta que le dará consistencia a la salsa.

ELABORACIÓN DE LA CAZUELA DE HABITAS CON MARISCO

  1. Rehoga la cebolla picada en la cazuela donde has reservado el aceite con los jugos de las gambas, hasta que la cebolla empiece a transparentar. Si es necesario, añade un poco más de aceite.
  2. Incorpora los dados de sepia y continúa rehogando, removiendo de vez en cuando, hasta que la sepia tenga un color blanco intenso.
  3. Añade dos cucharadas de tomate frito, los 125 ml de vino blanco, los 250 ml de caldo de los mejillones que habías reservado y la pasta que habías preparado con el pan frito, los ajos, etc. Remueve bien para integrar todos los sabores en el guiso, rectifica de sal y cocina a fuego bajo durante 20 minutos.
  4. Incorpora las habitas, comprueba si tienes que añadir un poco de agua para cubrirlas, vuelve a mezclar todo bien y déjalas cocer a fuego bajo con la cazuela tapada. Si estás utilizando habitas de conserva, el tiempo de cocción será de 10 minutos. Si las habitas son naturales o congeladas, tendrás que irlas probando a partir de los 15 minutos hasta que estén tiernas, ya que el tiempo de cocción varía según la calidad y el tamaño de las habitas.
  5. Cuando apagues el fuego, incorpora las colas peladas de gamba y los mejillones sin cáscara y deja reposar el guiso con la cazuela tapada un mínimo de dos horas antes de servirlo. Puedes reservar algunos mejillones con una de las valvas para decorar, como te propongo en la imagen que acompaña esta receta.

Bueno, pues eso es todo. Ahora te toca disfrutar de este magnífico plato de legumbres con esencias marineras.

Como siempre os digo, me gustaría recibir comentarios vuestros compartiendo la opinión que os ha merecido esta receta y cualquier sugerencia o dato de interés que queráis aportar, ya que esto nos ayuda a la hora de crear nuevas propuestas.

Si te ha gustado, agradeceremos que colabores con nosotros para que llegue a más personas y lo compartas en tus redes sociales
Share on Facebook31Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageNEWSLETTER

Si te ha gustado esta propuesta, suscríbete gratis a nuestra Newsletter y recibirás semanalmente una selección de nuestras creaciones exclusivas, para que vayas ampliando tu recetario saludable.

100% LIBRE DE SPAM GARANTIZADO

QUIZÁS TE INTERESE TAMBIÉN:

« LA DIETA SALUDABLE. LAS VITAMINASEL PARLAMENTO EUROPEO PODRÍA INCLUIR LOS INSECTOS ENTRE LOS ALIMENTOS AUTORIZADOS EN LA COMUNIDAD EUROPEA »

Archivada en: Legumbres, Pescados y Mariscos, RECETAS SALUDABLESEtiquetada con: Guisos, Legumbres, Marisco, Recetas saludables

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *